Reseñas: propósito, valor y limitaciones

La blogosfera literaria es diversa y extensa, y dentro de este reino, la reseña ocupa un lugar de honor; es el texto por antonomasia en los blogs literarios. La reseña, como todo género textual, tiene valores y limitaciones, intrínsecamente relacionadas con su propósito. Esta entrada pretende enunciar los conocidos valores y clarificar las no tan conocidas limitaciones de la reseña, con el objetivo de pulir las ideas de este servidor y con suerte ayudar a mis diez dediles lectores.

Comencemos pues con el propósito. El propósito de una reseña es dar a conocer una obra a personas que puedan estar interesadas en disfrutarla. Así, en el contexto de los sitios literarios, una reseña es, o debería ser, una recomendación literaria sofisticada, justificada analítica y emocionalmente por lectores curtidos.

Y este propósito está íntimamente unido a los valores de una reseña. Las reseñas responden a las inquietudes del lector actual, para el que encontrar buenas lecturas sería un trabajo tedioso. Esto no es ayudado por el hecho de que las recomendaciones de amigos y familiares son escasas, porque la gente lee poco. Por lo tanto, una buena reseña facilita la vida a los lectores.

Pero no todo son ventajas; por su naturaleza como recomendación, la reseña tiene ciertas limitaciones. La primera es que una reseña abarca una novela en su totalidad. Las novelas constan de centenares de páginas, por lo que falta espacio. Para comentar aspectos específicos que a veces darían para monografías enteras, se tienen que condensar en unos pocos párrafos o, en ocasiones, en tan solo una o dos oraciones. Así, a las reseñas les puede faltar profundidad.

Adicionalmente, las reseñas están escritas para un público que todavía no ha leído la novela. Esto tiene dos serias consecuencias. En primer lugar, se desconsidera a las personas que ya han leído la novela; es cierto que pueden comparar opiniones, pero los deseos y necesidades de los que ya han terminado la lectura son secundarios. En segundo lugar, el que escribe la reseña está ignorando a un grupo al que pertenece. No sé vosotros, pero cuando yo termino un buen libro, siento la necesidad de comentarlo con alguien, pero una reseña no siempre es el lugar adecuado para hacerlo.

Esto se debe, en parte, a que el reseñador tiene las manos atadas con respecto a revelar parte de la trama, incluso si esto invita a la reflexión, al debate (recomendable leer esta otra entrada). Un spoiler estratégicamente pensado puede destrozar un libro, pero hablar de la trama es una parte esencial de la discusión de una novela. Y, obviamente, a las personas que ya han leido el libro no solo no les importa que se discuta la trama, sino que además incluso pueden valorar la reflexión que esta discusión produzca.

Asimismo, una reseña no facilita el escribir comentarios ingeniosos. Se puede hacer, y se hace, pero la globalidad del tema, la imposibilidad de tratar la trama, y el hecho de que tal vez no te hayas leído el libro limitan mucho la originalidad de los comentarios.

En conclusión, si bien la reseña es un género textual que los blogs de literatura han sabido exprimir con maestría, tiene numerosas carencias que tal vez podrían ser compensadas tomando más vitamina C.

Hace ya un tiempo comencé una pequeña serie sobre la blogosfera literaria, y esta es una de sus entregas. La primera entrada fue La amenaza spoiler, sobre las consecuencias de revelar parte de la trama de una novela. La segunda entrega, Una nueva arrogancia, comentaba el valor de las opiniones, en relación con su abundance. Finalmente, esta entrada, también llamada La venganza de los BI, analizó el propósito, el valor y las limitaciones de la reseña como género, aplicado a la blogosfera. Posteriormente, apliqué la teoría a la práctica en un comentario de Maus, una novela gráfica. ¡Te animo a leerlo todo!

8 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Primero que nada me gustaría decirte que te expresas increíblemente bien, de verdad. En cuanto a lo que dices en esta entrada, estoy de acuerdo en todos los aspectos. Alguna vez me ha pasado que al revisar una reseña, antes de su publicación en el blog, me he dado cuenta de que he hecho un pequeño spoiler, pero no me había dado cuenta. Por suerte, si me pasa en una revisión estoy a tiempo de cambiarlo jajaja.

    También coincido por completo, en que cuando termino un libro siento una necesidad tremenda de comentar lo que ha pasado con alguien. De hecho, cuando termino una lectura, tengo la costumbre de esperar alrededor de dos o tres días antes de escoger la próxima. Hago esto por una sencilla razón: me tomo ese corto periodo de tiempo para reflexionar sobre lo que he leído. No sé, es una costumbre.

    Resumiendo, me ha encantado esta entrada. Así que enhorabuena.

    Un abrazo, Lara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el cumplido; me alegras el blog. No había pensado en dejar un espacio entre libro y libro; en mi experiencia, reflexionar sobre un libro no es un proceso tan de sopetón, sino que es irregular y se extiende y se extiende a lo largo del tiempo.

      Un abrazo, Nuño.

      Eliminar
  2. Hola, me ha sorprendido que dijeses que el propio escritor escluye a un grupo al que pertenece al escribir una reseña, pero es una gran verdad. Es difícil reseñar un libro para gente que no lo ha leído y comentarlo a la vez con la gente que sí lo ha hecho pero, en contra de todo lo probable, algunas reseñas lo consiguen, sobretodo aquellas en las que el escritor habla con sinceridad y sabe expresarse de maravilla. En cualquier caso me parece muy interesante este tema, me hace pensar en que quizá las reseñas vayan cambiando a lo largo del tiempo para incluir tanto a los que han leído el libro como a los que no.

    P.D: Siempre me llama la atención la importancia que le das a los comentarios originales, no sé, me resulta muy curioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Podrías poner un ejemplo de una reseña que lo consiga?

      PD: Es que para escribir comentarios sosos, me los escribo yo. La gracia está en comentarios que aporten ideas que yo no habría podido pensar.

      Eliminar
    2. Holaa, hace ya tiempo que escribiste esta entrada, pero yo he seguido buscando una entrada que cumpliese con incluir al lector que ha leido el libro también, finalmente la he encontrado y da la casualidad de que está relacionada con tu última entrada, así que te dejo aquí el enlace para que le eches un ojo. http://www.laespadaenlatinta.com/2014/11/resena-musica-silencio-auri-patrick-rothfuss.html?m=1

      Eliminar
    3. http://www.laespadaenlatinta.com/2014/11/resena-musica-silencio-auri-patrick-rothfuss.html

      Eliminar
    4. Estoy justo ahora mismo leyendo ese libro, cúando lo termine visito la entrada y te digo. Como añadido, muchísimas gracias por acortarte y por volver.

      Eliminar
    5. *acordarte. Acabo de leer la reseña y si bien es cierta que puede ser leida tanto por los que han terminado el libro como por los que no, tampoco da pié a mucho comentario.

      Eliminar