Spoilers y flatulencias: hermanos de sangre


Aborrezco los spoilers y no comprendo a los individuos que defienden que no son para tanto, o a los que los buscan activamente. He aquí mis dos porqués y medio:

Porque sabotea al autor y socava su labor. Cuando una persona hace un spoiler, está causando un cortocircuito en el camino que el lector recorre. En vez de que el lector llegué a las distintas partes de la trama en el orden natural, el lector recorre un camino bastardo que no está basado en ninguna intuición o teoría literaria. El que hace un spoiler está privando al autor de dos de las herramientas literarias más potentes: el suspense y la sorpresa, que tienen como condición indispensable que el lector no conozca el final. Imagináos que alguien os dijera, y acertara, con quién váis a casaros, cuantos hijos váis a tener y en qué trabajo váis a terminar: sería una putada monumental, porque le quitaría toda la gracia a tu vida. Espero esto os haga ver que, aunque el cómo es importante, los sucesos concretos también lo son.


Además, la persona que busca el spoiler es, en cierta medida, arrogante. Está suponiendo que sabe mejor que el autor cómo hay que leer un libro, y al escribir una novela, ningún autor tiene en mente a un lector ideal que empiece por la última página. Hay muchas formas de defraudar a un autor, y la más conocida es copiarla o adquirirla sin su permiso. Pero otra felonía es modificarla sin su permiso.
Yo defendería que esta segunda acción es menos moral, porque se le quita al autor el control de la obra, y se utiliza ese control robado para deteriorar la obra.

En conclusión, un spoiler modifica una obra corrompiéndola y no puedo comprender porqué alguien preferiría una obra degenerada a la que el autor ha pensado. No obstante, como instrumento de tortura me parece muy eficaz.
¿Quién es el líder? Te estoy hablando, ¿QUIÉN ES vuestro LÍDER?
Alibabá es grande, no temo la muerte.
Pinocho se termina convirtiendo en un niño de verdad.  ¿Quieres saber qué le pasa a Caperucita?
Noooooooooo. Te diré todo lo que quieras... 
Hace ya un tiempo comencé una pequeña serie sobre la blogosfera literaria, y esta es una de sus entregas. La primera entrada, esta, también llamada La amenaza spoiler, divagó sobre las consecuencias de revelar parte de la trama de una novela. La segunda entrega, Una nueva arrogancia, comentaba el valor de las opiniones, en relación con su abundance. Finalmente, La venganza de los BI, analizó el propósito, el valor y las limitaciones de la reseña como género, aplicado a la blogosfera. Posteriormente, apliqué la teoría a la práctica en un comentario de Maus, una novela gráfica. ¡Te animo a leerlo todo!

12 comentarios:

  1. Holaaa, la verdad que tienes toda la razón, cuando leo una reseña y me encuentro con un spoiler no me gusta nada, puesto que con esto lo único que hacen es quitarle la magia al libro y, como dices, destruir la obra del autor. Me ha gustado mucho el post. Nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no diría tanto como "quitarle la magia a un libro"; un buen libro no se convierte en bazofia tras un spoiler. Yo lo siento más como una disminución de categoría, lo que podría haber sido excelente ya no lo es tanto.

      Eliminar
  2. ¡Wow! Me he quedado sin palabras, cuanta razón tenes *.*
    A partir de ahora en mis reseñas, no diré nada más lo que opino sobre él.... Por que suelo hacerlo :/

    ¿Te has dado cuenta que ahora, uso mucho al Sr.¡ y a la Sra. ¿ , eh, te has dado cuenta? Jeje

    Bueno, muy buena entrada. Me ha gustado, como siempre. Muchas gracias por compartir. :3

    ¡Besos!

    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo mencionas, ¡sí que lo noto!

      Eliminar
  3. Hola Nuño.
    Sinceramente creo que has hecho una montaña de un grano de arena. La entrada esta bien redactada, puede que un poco formal en su mayoría para mí gusto. Sí, a mí tampoco me gustan los spoilers, pero tampoco crea que sea tan exagerado como lo planteas tu. Y buscar un spoiler no es nada raro o malo. La gente los busca por razones diferentes, así que no creo que sea un tema por el que haya que juzgar a alguien. En la entrada en general creo que, como antes he dicho, esta enfocado un poco exagerado. Si alguien adivina mi futuro, tengo la opción de no creerlo. Igual que pasa con los spoliers. Te lo crees si quieres. Creo que has generalizado mucho, y el temo de los spoilers es algo personal de cada uno, no toda la gente reacciona de la misma manera o los ve como a algo malo. Quiero aclarar que esto es un comentario 100% positivo y no estoy aquí para decirte como hacer las cosas o si sobran y dejan de sobrar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón en cuanto a la formalidad, es algo que me tengo que mirar porque en general tengo dificultades eligiendo registros, pero también una preferencia personal que cambia poco a poco. ¿Algún consejo?

      En cuanto a mi presunta exageración, como tu bien has dicho, el tema de los spoilers es un tema personal, y a mí en concreto me duelen. Mucho. Y cómo este resulta ser mi blog, tiendo más a poner mi opinión, y a razonarla, que a hacer una encuesta de la opinión general.

      Pero, además, esta entrada no solo está para descargarme, está para que vosotros bloggeros entendáis que hay algunos tipos de personas que detestan los spoilers, tanto como para dejar de seguir un blog si ve que los utiliza muy a menudo. Y así, tal vez los usarán menos, o los avisarán más. Y, desde el punto de vista de un lector, tal vez prueben a no buscarlos y puede que se den cuenta de que es mejor leer sin conocer la trama de antemano.

      También me llama la atención de que no criticas nada en concreto, solo el tono general.

      Gracias por tu aclaración al final, la repito con respecto a esta respuesta, porque está muy bien redactada: Quiero aclarar que esto es un comentario 100% positivo y no estoy aquí para decirte como hacer las cosas o si sobran y dejan de sobrar.

      Me gustan más los abrazos.

      Eliminar
  4. "En conclusión, un spoiler modifica una obra corrompiéndola y no puedo comprender porqué alguien preferiría una obra degenerada a la que el autor ha pensado. No obstante, como instrumento de tortura me parece muy eficaz."
    Estoy completamente de acuerdo. Buen post.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Estoy completamente de acuerdo contigo. Los spoilers son una plaga, en especial en twitter. ¿Un libro que me ha encantado? VAMOS A DESTRIPARLE A OTRO LO QUE PASA, PARA QUE NO LE GUSTE TANTO COMO A MÍ.
    Yo he leído muchos libros spoileada, y vale, si un libro es bueno, aunque sepas el final te gustará, pero el hecho de descubrirlo por ti mismo/a es algo que ya te está quitando ese despiadado lector. Amigas mías se meten en grupos para que les spoilen libros porque les gusta los spoilers. LES GUSTA. Para mí, son sacrilegios inmundos que deben ser desterrados para siempre de este planeta.
    Yo, aspirante a escritora, odiaría que mis libros fueran spoileados a otros lectores. El primer motivo, como tú has dicho, es que si me esfuerzo en desvelar poco a poco hechos, en sorprender en cada capítulo al lector, en ordenar la acción, lo hago para que todos los lectores lo disfruten. No lo hago para que lo lea uno, y todos los demás vayan sabiéndolo porque ese se ha dedicado a contar todo el final indiscriminadamente. La otra, más económica, es que del mismo modo que hay personas que no disfrutan tanto de un libro spoileadas, otras lo tachan directamente de su lista de pendientes. No quieren oír hablar de un libro del que conocen todo lo que va a pasar, por muy bueno que digan que es. Y el oficio del escritor no es precisamente el más fácil. Que JK Rowling pierda a esos lectores, puede no suponerle nada. Que sea a un autor que está ahora mismo logrando salir del cascarón y alcanzar cierto reconocimiento, le está poniendo trabas en su duro trabajo para hacerse un hueco en el mundo de la literatura.

    Quizás me he pasado un poco (mucho) comentando, pero el tema de los spoilers me pone muy negra.

    Love ~

    ResponderEliminar
  6. He vuelto.

    No voy a comentar nada acerca de los spoilers porque mi opinión es bastante difusa e incoherente en este caso.

    Sin embargo, me gustaría hablar sobre otra cosa que has dicho: Arruinar una obra.
    Si una persona edita un texto/novela/escrito en general, ¿crees que siempre está echándolo a perder? Puede que al cambiarlo adquiera una calidad superior.

    Se me ocurren libros de Youtubers como ejemplo, pero no quiero polémicas absurdas. Diré, sin embargo, que en mayor o menor medida, aquello que has dicho sobre "cambiar" un libro es básicamente lo que hacen los traductores. Hablando en tus términos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso de las traducciones es curioso. Por un lado, la intención del traductor es la de mantener el significado y la forma de un texto en otro idioma, calcando la intención del autor, siendo invisible [1]. Pero por otro, sí hay pié para modificaciones e incluso mejoras, tenemos el anómalo caso de Vasili Zhukovski (https://en.wikipedia.org/wiki/Vasily_Zhukovsky), "Many of his translations have become classics of Russian literature, better-written and more enduring in Russian than in their original languages".

      Es cierto que el cambio cuidado y bien pensado sí puede mejorar una obra que ya de antemano es buena; en ocasiones hay fallos, erratas o minucias que sí se pueden corregir. Idealmente, en un dominio limitado, el editor sabe más que el escritor. Pero, ¿en qué otros casos puede esto pasar? El cambio sitúa al modificador en una posición de superioridad con respecto al autor original, y si bien esto puede suceder con libros de celebridades, en ámbitos más serios parece más difícil.

      [1]: ¿Te has leído Pierre Menard, autor del Quijote?
      P.D.: En los comentarios de esta [http://vicenteluismora.blogspot.com.es/2010/09/el-hoax-de-quimera.html] entrada hay algunos apuntes interesantes acerca de la apropiación literaria, que viene acuento pero no es exactamente lo mesmo. Por destacar algunos curiosos:

      "En Argentina hubo un caso interesante que, creo (el condicional es porque yo no estaba por entonces en España), hizo poco ruido aquí. Una obra que gana un premio de novela (La Nación) y luego se descubre que copia setenta y pico de páginas de Nada de Laforet. Como el autor es un catedrático todo el parnaso académico argentino salió en su defensa argumentando inter e hipertextualidad y que toda oración, irremediablemente, remite a otra anterior. Obviamente algunos nos plantamos en contra pero es una discusión que aún no se terminó, quedó inconclusa, el premio le fue retirado pero, ¿a quién le importan los premios? La cuestión es otra. Sé que los lectores de Quimera conocen la historia pero la cuento aquí para ponerla en discusión ahora mismo".

      "Uno de los críticos más inteligentes de este país, y por desgracia de los menos conocidos, me dijo hace ya diez años que si hubiera un editor español con el valor suficiente, publicaría con él de nuevo el Quijote bajo su propio nombre, eliminando cualquier referencia a Cervantes. "Eso", me decía, "iba a dejar claras un par de cosas de un modo ineludible para la literatura española"".

      Pero la comparación de diferentes actitudes daría para un monográfico.

      Eliminar