¿Es el grafiti arte? En contra

Aclaración: Este texto es, y tan solo es, mi mejor intento de atacar la afirmación "el grafiti es arte".

El grafiti es un medio y como tal, no se puede categorizar como arte, o como no arte, en su totalidad. No obstante, defiendo que su naturaleza, y en especial su ilegalidad, implican que este medio en su conjunto tiende hacia lo no artístico.

Mi experiencia personal con el grafiti es desagradable: se reduce a ver garabatos con aerosoles, improperios, nombres y mensajes vagamente políticos que contienen muchas faltas de ortografía. Dos ejemplos notables son el vandalismo en el monumento a la constitución de 1978 y el grafiti de Lord Byron en las ruinas del templo de Poseidón en las ruinas del cabo Sunion.


Hipotetizo que la naturaleza ilegal del grafiti no atrae a individuos con sensibilidad artística, sino a vándalos que disfrutan escribiendo su nombre, y mi experiencia personal parece confirmar eso. Es cierto que hay gratas excepciones, como Banksy, pero desafortunadamente, son uno entre un millón. Y, dado que se le puede poner precio al arte, una obra de Bansky puede valer 114.000 libras (155.000 euros), si es uno entre un millón, el coste de limpiar los grafitis vandálico no se compensa con el valor de las obras excepcionales.

La situación actual con respecto al grafiti me recuerda a la de los tatuajes. La mayoría de los que yo he visto estaban en personas que dan un poco de miedillo (y digo esto sin conocer su mundo interior), ponen el nombre de una novia, o, a lo sumo están hechos para maximizar esa elusiva característica que algunos llaman "guayura"1. En una categoría aparte estaría la tatuadora de Kalinga o Rocío Moreno, que diseña sus tatuajes con cariño y paciencia, y son algo más que "bonitos".

Un pequeño inciso. Al juzgar a una persona, a una obra de arte, o a cualquier objeto de estudio, el balance total es afectado relativamente poco por las excepciones. Esta es la razón por la que desechamos los datos que no cuadran la gráfica en química, pero para entender esto más profundamente, recomiendo este artículo Vegetarianismo.

Así, al igual que los tatuajes, el grafiti, es una práctica que en general no se lleva a cabo con la intención de crear arte. Los grafitis que me encuentro tienen carácter destructivo y por lo tanto, a pesar de las ilustres excepciones, concluyo que podemos afirmar, siempre con ciertas reservas, que el grafiti no es arte.

1guayura guantanamera...

 Siguiendo la humorística afirmación de Groucho Marx "Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros", he aquí un texto en el que defiendo exactamente lo contrario. Obviamente, te habrás dado cuenta de que estas dos entradas son un ejercicio de argumentación, y que mi punto de vista está en el medio.

6 comentarios:

  1. Hola! Estoy y no estoy de acuerdo contigo. Es verdad que los graffitis "chorras" y que se componen de dibujos obsceonos, palabrotas, frases o mensajes sin sentido son basura pero de verdad que hay otros... alucinantes y maravillosos que SÍ son arte. Respecto a los tatuajes... bueno... son formas de decorar el cuerpo. Hay a gente que le gustan y a otros que no y el tener o tener un dibujo de estos no significa que vayas a ser peor o mejor persona y eso te lo aseguro. Conozco gente tatuada entera que son unas bellísimas personas y con carrerones y unos excelentes profesionales :3

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo; te voy a coger parte de tu comentario para una entrada próxima, si no te importa.

      Eliminar
  2. Hola!
    La verdad es que estoy completamente en contra de lo que has dicho. A ver, es cierto que los graffiti de poner su nombre o chorradas de ese tipo no molan, pero a eso no lo llamo graffiti, por graffiti yo entetiendo los dibujos como puede haber en Berlín en algunos muros que son preciosos, simplemente dibujos hechos a spray en una pared, igual que si fuese a óleos en un lienzo, para mí (el graffiti bien hecho y en serio de alguien que adora esta práctica y que no se limita a escribir su nombre cutremente) es una forma de expresarse y sí que debería ser considerado como arte y aunque obviamente en una fachada de un ayuntamiento no se debería de pintar quizás en x muros vendría de miedo porque le da vida.
    Y tatuajes..bueno, he visto gente con tatuajes que hacen que de mal rollo, otros que les hacen parecer pringados de la cutrez que ahí llevan y otros que simplemente adoro. Depende de quién lo haga, de como y de qué te estés tatuando independientemente de como sea la persona.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambiar la definición no es exactamente un argumento, pero muchas gracias por tu comentario. De todas formas, si hablamos de la totalidad de lo que tu llamas "grafitti bien hecho" y "graffiti mal hecho" ¿cuál es tu opinión?

      Eliminar
  3. Hola, al volver a ver esta entrada no he podido resistirme a comentarla, ya que ha sido la que me ha generado una reacción más fuerte. Me sorprende tu opinión al respecto, a decir verdad, y sobre todo cuando dices que "su naturaleza, y en especial su ilegalidad, implican que este medio en su conjunto tiende hacia lo no artístico". Quizá sea que mi concepto de arte es demasiado amplio, pero no puedo evitar considerar así a cualquier manifestación humana hecha con la intención de expresar un sentimiento y en ocasiones causar una reacción por parte del espectador, y pienso que el graffiti cumple con ambos propósitos.
    El primero porque en la mayoría de los graffitis, aunque sean poco más que dos nombres garabateados, el autor tiene la intención de que su obra sea la preservación de un recuerdo asociado a un lugar significativo y suscitará en él y las personas que le acompañaron memorias enterradas cada vez que lo vean, siendo así un reflejo de lo que sentía en ese momento.
    El segundo propósito también lo cumple, porque cuando no tienen intención meramente artística (también hay graffitis de este tipo, supongo que son los que denominas "gratas excepciones") o de perduración, entonces su intención es vandálica, pero no entiendo por qué considerarlos por ello menos artísticos; es decir, un graffiti situado en una pared donde sabes que está prohibido dibujar tiene claramente la intención de molestar a la autoridad que trata de impedir esta manifestación artística (no estoy con esto defendiendo graffitis hechos en propiedades privadas que van a causarle problemas a una persona inocente, pero sí que digo que el que sea un acto moralmente incorrecto no lo desprestigia artísticamente). Si consideramos que por el hecho de ser ilegal no es arte, tenemos que desechar todas las obras que han sido censuradas por el Estado a lo largo de la historia por ir en contra de lo establecido.
    Dicho esto, admito que cada vez que paseando encuentro una pared donde antes había graffitis recubierta por una capa uniforme y sosa de pintura me entristezco, y además me doy cuenta de la futilidad de intentar reprimir así a los grafiteros cuando dos días después la pared está otra vez en condiciones similares.
    Bueno, me disculpo por el comentario excesivamente largo, no voy a entrar en los tatuajes porque entonces no termino nunca, espero que al menos haya sido un buen ejercicio para tdc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, TdC.
      Si entendemos arte como "cualquier manifestación humana hecha con la intención de expresar un sentimiento y en ocasiones causar una reacción por parte del espectador", entonces, tan solo con un mero intentar crear arte, ya lo hemos creado, puesto que cualquier objeto provoca "una reacción", aunque sea la indiferencia. Y si quieres especificar qué tipo de reacciones puede producir el arte, te deseo suerte.

      Tú definición parece casi una receta: ponga un poco de intención y un poco de reacción y voilà, tiene usted arte. Reduces el arte a una mera comodidad; algo vulgar que se regiría por la ley de . Mi visión del arte es, por supuesto, mucho más restringida; arte solo es lo sublime

      Eliminar

Sé cordinal, sé respetuoso.