La guerra de las galaxias; un universo de pesadilla

A pesar de que en un principio el narrador, que como veremos después es poco fiable, afirme que esta historia haya sucedido hace mucho, mucho tiempo, todos sabemos que está ambientada en un futuro. Ahora bien, parece que nadie se ha percatado de que el futuro que esta serie nos muestra es verdaderamente tenebroso.

En primer lugar, los humanos son redundantes. Algo tan complicado como manejar una nave, hacer chistes o intentar detener a un Jedi no es imposible para un cerebro de metal. El narrador nos lo intenta ocultar, pero el espectador avispado se dará cuenta de que en toda la serie se muestran tan solo tres actividades recreativas: jugar a un ajedrez con piezas de monstruos, participar en carreras de naves terrestres y ahogar en la cantina de Mos Eisley la angustia existencial que surge de no tener una existencia significativa.

Hombre y marciano comparten esta misma angustia, pero esto no les acerca, sino que les separa: el racismo abunda en la galaxia. Ni siquiera el imperio incluye a especies alienígenas en sus "malévolos" batallones. Respecto de los rebeldes, vemos que sus naves están diseñadas para humanos. Afortunadamente, la resistencia puede superar sus prejuicios si el alienígena tiene una conexión con la fuerza, pues pocos jedis son humanos. Por último, el propio narrador despecha a los alienígenas, dibujándonos a Jabba de Hutt como un ser gusanil, mientras que Han Solo, un ser de la misma calaña pero humano, adquiere atributos heroicos.

¿A qué le recuerda esto? Espérese a la siguiente imagen antes de juzgar

La tecnología de este universo es mucho más avanzada que la nuestra, pero en vez de mejorar el mundo es utilizada para crear estrellas de la muerte, pistolas láser y prisiones de carbonita. El progreso tecnológico no facilita el progreso moral ni viene de la mano de una mayor civilización, sino que facilita una destrucción más eficaz. Esto queda ejemplificado en la organización social del planeta Tatooine, dónde la esclavitud (!) es común y corriente. A pesar del progreso científico-técnico, la paz elude a la galaxia, que parece condenada a un toma y daca eterno entre el "bien" y el "mal"

Un "bien" y un "mal" absolutamente relativos: a pesar de la narrativa maniqueista en la que los Sith son "el mal" y los Jedi "el bien", el público atento se percatará de que la realidad es más compleja. Permítaseme un pequeño esbozo de la situación política de la galaxia: al ciudadano medio le es indiferente quién esté en el poder, mientras no sea un incapaz como Jar Jar Binks, y acepta que su voto queda diluido entre trillones de otros, y probablemente ni se moleste en votar (Jacob de Put a Number on it explica por qué votar es una decisión irracional). Plantearse si una democracia la mejor manera de dirigir un billón de planetas es una pregunta razonable, y los Sith tan solo han llegado a la conclusión de que el despotismo ilustrado es una mejor opción. ¿Son por eso malvados? Yo, como ciudadano de un sistema galáctico, elegiría estabilidad sobre democracia teórica sin dudarlo.

Note que esto es en la base rebelde.

Mientras tanto, la orden Jedi, en vez de aceptar que la República es un sistema anticuado, decide luchar, quebrando la estabilidad de la galaxia, que es lo único que le importa al ciudadano medio. Si quisieran realmente hacer el bien, proporcionarían energía gratis con la fuerza, o serían una Cruz Roja interestelar, o lucharían por la abolición de la esclavitud. En vez de eso, eligen el método de acción menos efectivo imaginable: dedicar sus recursos a que el "maestro" Obi Wan Kenobi estudie la técnica III (Soresu) de combate con espada láser. Además, son complícitos en traer a la vida a incontables clones. ¿Acaso no van a vivir estos clones una vida de sacrificio y sufrimiento? Y, como afirma sabiamente en El árbol de la ciencia el tío Iturrioz, "No debe ser lícito engendrar seres que vivan en el dolor".

Así, en conclusión, La guerra de las galaxias ejemplifica todo en lo que no quiero que la humanidad se convierta. Lo peor es que presenta esta tragedia en forma de película entretenida, para que millones de crédulos se diviertan cual pánfilos.

Tal vez te interese una Crítica al Star Wars puro, de S. Cottini, amigo mío que está empezando con un blog propio.

6 comentarios:

  1. hola nuno, yo sinceramente soy una de esas pocas que aun no ha visto nada de guerra de las galaxias y la verdad tampoco es que me interese mucho verla. Y menos aun después de conocer tu opinión (muy buena por cierto), concuerdo contigo en que si esto es lo que encontraremos en esta película no entiendo a que viene tanta emoción por verla. Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Tu artículo me recuerda a uno de los ensayos del libro "Star Wars: filosofía rebelde para una saga de culto", en la que el autor del ensayo analiza la concepción de la fuerza, la Orden Jedi y la individualidad en la trilogía original y las precuelas. Llega a la conclusión de que se produce una tremenda contraposición: en la trilogía original la fuerza es algo místico e insondable, en las precuelas están los midiclorianos; en la saga original los jedis son monjes espirituales dedicados a preservar el equilibrio, en la precuela son embajadores, generales y guerreros para una entidad política; y mientras en la saga original se ensalza la individualidad (el Emperador dice que Luke es el ÚNICO que puede destruir el Imperio, nada de la Alianza Rebelde) en las precuelas se muestra la disolución del poder del individuo frente al del Estado.
    Ya sobre tus opiniones sobre la democracia, no se es demócrata porque sea el sistema más eficiente, ni el más justo, sino porque la democracia es un valor en sí. Es decir, la democracia fracasa en cuanto a asginación de recursos, toma de medidas racionales, etc. (por la tragedia de los comunes, la irracionalidad, etc.), pero es buena porque permite que sean los ciudadanos los que decidan y se equivoquen. Además que la democracia no es sólo votar, es todo un sistema de valores añadidos. Me remitiré a la famosa frase del señor Churchill, que supongo conocerás.
    Sobre tu comparación de las dos fotos, me parece errada. Todos sabemos a qué recuerda la primera, y hay varios elementos de ésta que es lo que nos trae precisamente esos recuerdos que no están en la segunda foto: culto al líder, banderolas, etc. Y ya sobre Star Wars en sí, es cierto que no son de una altísima calidad filosófica (no pretenden hacer cambiar tu visión del mundo, aunque lo hagan), pero eso no creo que debieras buscarlo ahí. Son para ver tiros y rayos láser, no para otra cosa xD Ah, y si se dice que ocurre "Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana", es para que no se saquen conclusiones y extrapolaciones precipitadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, respecto de la democracia, ¿mantendrías nuestro sistema sin modificaciones a la hora de gobernar una galaxia? En caso contrario, ¿qué modificaciones implementarías? Ten presente que todas las irracionalidades y fracasos se multiplican a mayor población, y además el valor del voto se diluye.

      En cuanto a decir que no creemos en la democracia porque esta es el sistema más justo, creo que sería útil establecer una diferencia entre valores absolutos y relativos. Los valores relativos son aquellos que, siendo importantes, deben depender de las circunstancias. Por ejemplo, la clemencia es un valor relativo porque dar una segunda oportunidad puede ser lo más adecuado, pero dar mil es dejar que te tomen el pelo. Por otro lado, valores como la justicia o la igualdad son valores absolutos, pues al contrario que con el caso de la clemencia, lo adecuado es ser justo la primera vez y la vez mil. Igualmente, lo adecuado es tratar a un hombre y a una mujer igual siempre, etc.

      Así, debido a las ineficiencias y particularidades de la democracia, creo que podemos considerar que esta es un valor relativo, pues su implementación depende de las circunstancias. Por ejemplo, algunos países eligen una solución federalista, otros una centralista; algunos eligen una democracia directa, otros una indirecta; algunos la complementan con una representación regional, otros dan igual valor a cada voto; algunos impiden votar a criminales, otros no, etc. Incluso algunas veces lo más adecuado podría ser parar la democracia; por ejemplo resulta absurdo celebrar elecciones en medio de una guerra civil.

      Así, resulta más cabal fundamentar un valor mutable (la democracia) sobre uno absoluto (la justicia), que afirmar que la democracia es un valor independientemente de lo justa que sea, incluso cuando la sociedad de nuestro tiempo relativice ambos, porque no los relativiza en la misma medida. Por tanto, apoyamos la democracia precisamente porque creemos que es el sistema más justo (por ser representativo), y si pensáramos que hay otro más justo, o que la democracia es injusta, deberíamos cambiar de opinión.

      Por tanto, en poblaciones astronómicas ¿sigue siendo la democracia el sistema más justo? Podría no serlo, por ejemplo si se comprueba que en grandes poblaciones solo un discurso demagógico puede conseguir suficientes votos, o si la democracia es tan ineficiente a nivel planetario que provoca hambrunas regulares (1). En ese caso, la democracia debe o bien ser modificada o bien ser descartada.

      PD: La coordinación interplanetaria de transporte de comida y bienes necesarios podría ser un trabajo tan complicado que requiriese de extensos periodos de aclimatación. Así, la rotación de algunos puestos importantes, por ejemplo el cargo de ministro de agricultura intergaláctico, podría provocar una pequeña crisis si se necesitasen años para ponerse al día, siendo la decisión más eficaz (entendida como aquella que provoca menos hambrunas) la de adoptar puestos vitalicios.

      Eliminar
    2. Cuando hablaba de la democracia como un sistema que puede no ser el más justo, me refería a en lo que asignación de recursos se refiere. Obviamente políticamente lo más justo es que todos disfrutemos de los mismos derechos políticos (aka democracia).
      Respecto a su valor relativo, es cierto que una democraica puede ser de muchas maneras y venir en muchas botellas, pero al fin y al cabo todas son democracias. Pueden ser más o menos justas (por ejemplo tu comentario sobre el valor igualitario del voto), pero eso no las hace menos democracias. Como dije antes, más que una sola cosa la democracia es un conjunto de valores, lo demás no es sino el envoltorio en el que viene. La democracia siempre es el sistema más justo en tanto en cuanto permite la participación igualitaria de todos los ciudadanos, pero no lo es en cuanto a justicia social y demás (esto entra dentro de las ineficiencias).
      Sobre la democracia galáctica, es evidente que sería complicado llevarla a cabo. Tendría que ser un gobierno enormemente descentralizado, donde las únicas competencias del gobierno central fueran la defensa espacial, la diplomacia interestelar y las leyes interplanetarias (como la ONU pero con poder real). Además esto permitiría la autonomía necesaria para sostener juntas las inevitables diferenciaciones culturales que surgirían entre unos planetas y otros al permitir legislar a cada uno según deseen. Cada planeta elegiría representantes para el Senado Galáctico y éste eligiría al presidente galáctico.
      Sobre tus ejemplos de la demagogia y la hambruna, la democracia por su propio ser tiene que aceptar los discursos demagógicos y populistas siempre que no vayan contra la propia democracia, por mucho que lleven a la ruina. El tema es que rara vez no lo hacen. La hambruna no veo cómo puede ser causada por la democracia a no ser que la producción agrícola dependa del gobierno central, pero eso suena más a comunismo. Lo único sería que se diera una crisis y el gobierno fallara en responder.
      Enlazando esto con tu ministro de la Patata Galáctica, el transporte de alimentos funcionaría como un reloj gracias al libre mercado, el dinero se encarga de ello. Y en cualquier caso, la democracia no es incompatible con la existencia de ciertos cargos vitalicios (en España el Rey, los funcionarios, altos mandos militares, etc.).
      P.D.: más que la ineficiencia administrativa, el mayor problema que le veo al gobierno galáctico es las limitaciones impuestas por la física relativista: velocidad de las comunicaciones y transporte. De no desarrollar un método de comunicación (y/o transporte) BASTANTE más rápido que la luz sería imposible gobernar más de un sistema solar con un mínimo de centralización. Te animo a leer (si no lo has hecho) las continuaciones de "El juego de Ender", donde el único poder real del Consejo Estelar sobre los sistemas individuales (ante los viajes de años entre las estrellas) es el de cortar las comunicaciones ansible, transmisiones instantáneas que son el único hilo que une a la especie humana.

      Eliminar
    3. ¿No detectas cierta contradicción entre "políticamente lo más justo es que todos disfrutemos de los mismos derechos políticos (aka democracia)" y "Pueden ser más o menos justas (por ejemplo tu comentario sobre el valor igualitario del voto), pero eso no las hace menos democracias"?

      En un caso estás utilizando el significado de democracia como forma de gobierno y en el otro estás utilizando el significado de democracia como sistema con muchos valores asociados, lo cual lleva a cierta confusión. Es por eso que considero más claro hablar de democracia como modelo representativo por un lado y de los valores asociados a la democracia occidental por otro. Así, una vez que esta distinción está clara, podemos preguntarnos, ¿sería aceptable un sistema sin las ineficiencias de la democracia en cuanto a justicia y valores asociados pero también sin representación por medio de voto?

      En cuanto a "La democracia siempre es el sistema más justo en tanto en cuanto permite la participación igualitaria de todos los ciudadanos, pero no lo es en cuanto a justicia social y demás (esto entra dentro de las ineficiencias)", creo que en un sistema sin justicia social y demás es inherentemente injusto, independientemente de si es democracia o no. Al juzgar un todo moralmente no podemos juzgar sus partes por separado (te remito a http://blogdelecturadenuno.blogspot.com/2015/09/vegetarianismo.html), y lo que queremos hacer es sopesar ambas características de la democracia para determinar cómo de justa es esta forma de gobierno y a partir de ahí compararlas con otras.

      Respecto del presidente galáctico, este cargo podría tener una cantidad obscena de poder, ¿qué funciones y potestades le darías? Y en relación al Ministro de Verduras con cargo vitalicio, la democracia es altamente incompatible con mandatos indefinidos cuando estos son de naturaleza política, pues con ellos la voluntad de la galaxia tan solo se manifestaría de forma muy esporádica, estando separados los políticos de la plebe en todo momento excepto en una breve e intensísima danza de propaganda.

      Esta necesidad de cargos vitalicios surge no de la ineficiencia administrativa sino de la creciente complejidad de coordinación y control de un sistema a medida que este toma dimensiones hiperbólicas, como sería el caso de una galaxia. Por poner un ejemplo, para un criminar resultaría relativamente fácil escapar a un sistema a varios años luz para empezar de nuevo. Es cierto que las limitaciones físicas podrían ser un obstáculo igual de formidable que la creciente complejidad, pero también podríamos ignorarlas y asumir que algún geniecillo ingenioso encuentra alguna manera de sobrepasarlas. No obstante, con los límites físicos actuales, tal vez tendría sentido prescindir de una autoridad central, dividiendo la galaxia en sectores cuadrados de diez años luz de lado (con una densidad media de 1.7 estrellas por cuadrante) y estos a su vez en un subcuadrante por estrella o sistema exosolar. Asimismo, ¿no sería el coste de la guerra demasiado alto para un sistema, y las preparaciones para el conflicto demasiado obvias, por inmensas?

      Por último, estoy pensando que pocos autores han trabajado con esta restricción, la de mantener los límites de la física actual, y que tal vez sería interesante fundamentar un sistema político con esa limitación.

      Eliminar
  3. No creo que se pueda separar el sistema de gobierno "democracia" de sus valores, puesto que son una parte inherente de ellos. Un régimen que respete la libertad de expresión, de asociación, de religión, etc. pero que no permita el voto para empezar no es democrático y para continuar acabará siéndolo ya que a más libertades políticas más progresismo surge y la gente acabará demandando reformas democráticas.
    Me gustaría también trazar la diferencia en cuanto a justicia política y justicia social. Justicia política implica disfrutar las libertades negativas y derechos políticos que van con una democracia. Justicia social implica disfrutar las libertades positivas y derechos sociales que van con un Estado socialista. La conjunción de ambos es una socialdemocracia, a mi entender la forma de gobierno idea. Por tanto yo creo que sí se puede juzgar políticamente una democracia ignorando la parte social. Por ejemplo, EEUU tiene muchas características electorales y legales que yo sin duda aplicaría en España, pero ni por un segundo cambiaría su sistema sanitario por el nuestro. Nosotros tenemos que aprender más "-democracia" y ellos más "social-".
    Para mí el presidente galáctico debería tener las potestades que tiene un presidente de un Estado federal: diplomacia, defensa, y poco más ya que el gobierno estaría enormemente descentralizado. A fin de evitar que usara el poder militar para perpetuarse él podría ser únicamente el "coordinador", estando el poder efectivo en unos cargos similares a los antiguos capitanes generales. Sobre el Ministro de Verduras, estoy de acuerdo en que los cargos políticos no pueden ser vitalicios, pero ese cargo precisamente no lo considero político, sino técnico.
    Puestos a imaginar, creo que con los limitaciones tecnológicas actuales hasta gobernar uno de tus sectores de diez años luz es tarea imposible por la incapacidad de la autoridad central de ejercer poder real. Lo único viable sería "municipios" solares sin un grado administrativo superior. Y la guerra nunca es demasiado costosa si el objetivo política es lo suficientemente atractivo. A ti te da igual matar a la mitad de la población de tu sistema en campos de trabajo si sabes que vas a ganar una guerra y esclavizar a otro sistema entero. Al respecto de la obviedad, también podía parecer obvio que César cruzaría el Rubicón, Alemania invadiría Polonia o que Irak "tenía" armas de destrucción masiva, pero esto no fue así en su momento. Los servicios secretos y la inteligencia pueden hacer muy bien su trabajo.
    P.D.: A modo de anécdota sobre esto último, el Día D movilizó a dos millones de hombres en la mayor operación naval de la historia y los alemanes no se enteraron de dónde iba a ocurrir. Los Aliados habían construido aeródromos con aviones de cartón piedra para despistar a las vuelos de reconocimiento, usado agentes (uno español por cierto) para hacer creer a los alemanes que el desembarco sería en Calais, incluso tiraron a las playas francesas el cadáver de un oficial de inteligencia británico con los supuestos planes de la invasión. El caso es que el 6 de junio de 1944 las divisiones Panzer que debían parar el desembarco en la playa estaban en Calais y no en Normandía.

    ResponderEliminar