Las reglas de Crocker

Me he encontrado con un concepto muy interesante; las reglas de Crooker. La idea general consiste en señalar que te da igual que las personas con las que te comunicas ignoren cualquier convención social, siempre que transmitan información de manera eficaz.

Así, en vez de decir: "Tu presentación está bien, me han encantado tus primeros argumentos, aunque me parece que tal vez te podría interesar considerar cambiar el fondo, pero si lo quieres dejar igual no pasa nada", puedes decir "El fondo es bazofia y cambiarlo a uno más pulcro apoyaría al contenido hablado, el cual requiere de más trabajo porque era confuso y desorganizado". En la segunda oración, el receptor obtiene muchísima más información, aunque sus sentimientos pueden ser heridos; obtiene más información a cambio de que sus sentimientos puedan ser heridos.


En un contexto educativo o profesional sería muy útil, pues la cortesía a veces puede ofuscar demasiado el mensaje que se quiere transmitir. No obstante, sería impensable utilizar tal cantidad de honestidad brutal en la vida diaria; lo he intentado probar con un amigo cercano y similar a mí y a pesar de su inicial entusiasmo por la idea, no pudo evitar picarse y enfadarse. Es una pena que la gente necesite ser ineficiente.

Addendum:

He traducido la página del creador de las reglas de Crocker, pero no estoy totalmente satisfecho con mi traducción de:
"He invented the per-scanline variable pre-filtering compression method used by PNG, the sum-of-abs heuristic used by many encoding programs..."
Si alguien pudiese retraducirla le estaría muy agradecido.

3 comentarios:

  1. Interesante. Me pregunto: ¿cómo sería el mundo si se aplicara ésta regla de un modo universal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy distinto. Los requerimientos de estas reglas filtran a mucha población; no poder utilizarlas es la norma. Para aplicarla de modo universal, la composición de nuestra sociedad debería cambiar. La tesis de Quiet, de Susan Cain ya no sería válida y tal vez la nueva sociedad tuviese unos 15 puntos de IQ más.

      Eliminar
  2. Nuño, tú mismo no pudiste asumir las reglas de Crocker en el momento en que las aplicaron a ti.
    Podría recordarte el día en que subimos al teleférico y estabas de humor bajo, y nosotros nos queríamos hacer fotos.
    Tú dijiste "Vamos a jugar a un juego, dejamos de hacer fotos y miramos el paisaje" y David te respondió "Vamos a jugar a un juego, tú te callas y nosotros hacemos lo que nos dé la gana".
    A esa contestación tu dijiste "Pero no se pueden decir las cosas de otra manera, tan sólo un poco de..."
    Ahí yo vi como las leyes de Crocker tampoco eran aplicables ni siquiera para ti.

    ResponderEliminar