El peor argumento del mundo

El peor argumento del mundo es de la forma: Deberíamos restringir tal o cual libertad porque de no hacerlo, morirá gente. Punto final. No hay réplica posible, o al menos, no ante un público lego y furibundo. No obstante, algunas libertades merecen la muerte de bebés inocentes.

Tomemos por ejemplo la libertad de conducir. Malas tierras, de Jordi Sierra i Fabra, así como La elegancia del erizo, de Muriel Barbery, y Un marido de ida y vuelta, de Jardiel Poncela
terminan un atropello, que en los dos primeros casos es una tragedia y en el tercero es un final feliz. 

En la vida real también pasa. Y sin embargo, seguimos conduciendo, y conducir es defensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario