XVIII.IIIVX


Ayer tomaba como absurdas a las peticiones de una última muestra de cariño a los diecisiete y demás comentarios de similar índole que mi familia me hacía. Pero hoy, esta tupida barba que cubre mi ayer barbilampiño, imberbe rostro dificulta en gran medida el beso y veo que los comentarios que otrora percibí como banales, sociales e insulsos no eran tan absurdos.

No sólo me ha crecido una barba de un día para otro, también ha habido otros cambios. tanto físicos como psicológicos: Pelo frondoso en sobacos y pecho, una nuez de Adán más prominente, voz más grave. Y por supuesto, más testosterona, de tal forma que siento una compulsión casi patológica a tirarme al suelo y empezar a hacer flexiones. Dentro de poco me pareceré a Charlie Croker, de la cancioncilla que decía "Charlie Croker was a man in full. He had a back like a Jersey bull". Asimismo, han empezado a surgirme preguntas acerca de motores y cilindradas, fútbol y boxeo; he empezado a leer compulsivamente artículos de Marca y a despreciar las mariconadas de la literatura, los idiomas, el ajedrez, la Ética, la Numerología y demás niñerías. Por esta razón, anuncio el cierre de este infantiloide espacio al que sólo salvaba el ocasional sarcasmo; en breve mi transformación en el ideal de homo machus bravuconus será irreversible.

Si bien este pasado viernes defendía que dar el voto a los dieciocho años exactos era ilógico, y proponía un sistema con votos fraccionarios para evitar el problema de inducción que supondría adelantar la adquisición de nuestros derechos a los 18 años menos un día, ahora me doy cuenta de que la diferencia en madurez entre mi yo de hoy, y mi ur-yo es significativa, verdaderamente significativa: no me reconozco en esa cabeza atolondrada. Recuerdo todas las veces que mis padres me decían que 'ya de mayor lo comprenderás', y ciertamente saberlo todo al hacerme mayor tan de repente ha sido abrumador. Y así, entendiendo la totalidad de los estados de las cosas, me despido.

Fdo: Nuño Sempere, Superhombre.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho tu entrada, me parece que tus palabras captan muy bien una etapa de la vida por la que todos, más tarde o más temprano, pasamos y experimentamos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. y yo que habría jurado que la etapa de los superpoderes y clichés se pasaba a los dieciséis...

    ResponderEliminar