Términos retóricos

Con la pompa debida, inauguro formalmente una nueva pestaña en este blog, titulada "términos retóricos", que recoge definiciones técnicas y definiciones no tan técnicas, estas últimas precedidas del misterioso acrónimo "s.v.", cuyo significado invito a cualquier cándida criatura a intentar descrifrar, frecuentemente con ejemplos, de diversos términos retóricos, tanto de aquellos que conocéis desde pequeños, como el omnipresente encabalgamiento, la tropical metáfora y el famoso soneto, como también de algunos términos extraños y nuevos, frecuentemente altisonantes, como en el caso de la anadiplosis y de la epanadiplosis, y con un cierto deje pedante, por ser voces latinas o griegas, como en el caso de la epífora, el polítote o políptoton, así como de la esticomitia, cuya elaboración ha sido tarea ardua, que ha requerido de tiempo y de paciencia, al igual que la redacción de esta oración densa y casi interminable oración, que contiene sintagmas que hacen referencia a términos presentes en lineas muy anteriores, para facilitar la confusión del lector, así como para la diversión y disfrute de este humilde servidor, que influido por las nociones de madurez sintáctica de la tesis de la doctoranda Rocío Bartolomé Rodríguez, de la cual habrá un resumen valorativo en esta misma página, aunque no antes de que sea publicado un breve análisis de Autumnal, se ha propuesto llegar a las once líneas sin soltar un punto pero se está percatando de que la tarea ya ha sido completada hace ya cierto tiempo, lo cual le lleva a pensar que sería harto gracioso analizar sintácticamente esta oración, pero probablemente esto no suscitara el interés de ningún lector, pues encuentro que la mayoría de la gente no comparte ni mis gustos ni mis aficiones, como ocurre en el caso de los chistes, que personalmente encuentro no tanto graciosos ni tronchantes como ingeniosos, pero que muchas personas consideran que podrían justificar mi deportación a un gulag de la Siberia más profunda e invernal, o aun lugar perdido del mundo, en el que tan solo habitara yo sin compañía alguna, tan solo con mis pensamientos, aunque desconozco si para las personas que me deportarían por mis chistes tal lugar se debiera parecer más a una isla desierta pero paradisíaca, con cocos, moluscos, agua potable que mane de una fuente prístina o que se encuentre en un lago impoluto, o si por el contrario dicho lugar debería ser no un paraíso si no un infierno, inclemente y árido, en el que me tenga que ganar el pan de cada día con el sudor de mi frente, y, dándome cuenta que podría continuar este texto indefinidamente, pero decidiendo que es ciertamente más cabal finalizar aquí, para evitar llegar a las quinientas palabras sin haber escrito un solo punto, pero no por falta de originalidad ni de ganas, sino como muestra de respeto al lector al que llevamos incomodando demasiado tiempo y que probablemente esté harto y más que un poco mosqueado por el hecho de que hayan pasado tantas proposiciones desde que anunciamos que íbamos a terminar.

2 comentarios:

  1. Esta entrada da dolor de cabeza xD Además, hay alguna errata/fallo sintáctico. Nada más que decir, buena oración compuesta.
    P.D.: s.v.= sermo vulgaris.

    ResponderEliminar