Observaciones e ideas II

Test de Turing


Si alguna vez participo en un test de Turing, estas son las preguntas que haría:

¿Tienes una idea interesante?
¿Qué define para tí una idea interesante? ¿Cómo medirías lo interesante que es una idea?
¿Cuál es la diferencia entre un chiste malo que da pena y un chiste malo que, de malo, hace gracia?
¿Me cuentas un chiste de cada tipo?
¿Cómo fue tu primer beso?
¿Cómo ahuyentas la soledad? ¿y el tedio?
¿Te considerarías una persona brillante?¿Por qué?
 ¿Si fueses omnipotente, cómo rediseñarías el mundo?
¿Cómo de importante es para ti ser recordado?

Minoría brillante


Interactuar con un humano brillante que pertenece a una minoría tiene el un efecto de igual intesidad y sentido opuesto a interactuar con un defensor de la justicia social mediocre.

El número de Dunbar


Según Dunbar, antropólogo, el tamaño de nuestro cerebro limita el número máximo de relaciones sociales que podemos mantener simultáneamente. Los dos guarismos más difundidos son 150 o 250 personas, según la estimación, si bien el número original, el que proviene de la ecuación de Dunbar, es 150. Cariñosamente, un amigo llama a este concepto "la monoesfera".

Es curioso, porque personalmente, encuentro que mi monoesfera comprende, siendo generosos, entre un quinto y un tercio del número de Dunbar.



30 acrónimos de TdC:


Traumático y desesperante castigo
Terremoto destroza cerebros
Tartamudean dos cochinos
Tienes demasiado corazón
Tomás destroza cervicales
Tarado demente carcajea
Tiernas delicias carnales
Terrible dolor de cabeza
Tres diferentes caminos
Tanto dinero corrompe
Tú dañarme consigues
Tarot desvela cuentos
Te decides Casimiro
Tanto delirio carga
Tú decides cómo.

Tenebrosa, dificultosa conversación.
Tampoco duele concentrarse
Tiranosaurios del Cretácico
Tengo dificultad cerebral.
Tapa de Corchopán
Tarro de conservas
Tío de Cádiz
Tapiz del castillo
¿Tiempo de cesar?
Tentada de Carcajear
Tengo deberes crispantes
(c.d.c.)


Los bordes argentinos


Uno de los pocos asuntos políticos que yo creía que tenía claro es el asunto de los bordes. Sin bordes, ¿puede una nación existir? Tras leer estos dos artículos (enlace 1enlace 2enlace 3) me he dado cuenta de que me tengo que replantear mi perspectiva.

¿Por qué tengo que replantearme mi perspectiva? Porque Argentina tiene una ley de inmigración muy laxa. Extremadamente laxa. No hay ley de deportación de inmigrantes, excepto en caso de comportamiento criminal, y los extranjeros tienen los mismos derechos que los ciudados. Asimismo, es fácil adquirir la ciudadanía.

Y Argentina, con todos los problemas que tiene, no ha colapsado (todavía), y no veo yo mucha correlación entre su política de inmigración y sus problemas. Además, Argentina mantiene su identidad nacional a pesar de esta política.

Como he dicho, tengo que reflexionar acerca de esto. ¿Algún pensamiento?

PD: Recomiendo encarecidamente la película "Relatos salvajes".

Diferencia entre libertad y libre albedrío.

La diferencia entre libertad y libre albedrío que establece San Agustín se puede entender mejor haciéndola corresponder con lo que yo llamo el dilema de la autoridad. Así, una autoridad como un profesor, tiene la potestad de enseñar como le de la gana, pero se espera de él que enseñe lo mejor posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada