Death note

Con tan solo diálogo y pensamientos, este manga tiene un ritmo frenético. El tiempo textual siempre es el presente, incluso en los saltos temporales, pues no hay narrador que marque el salto. No hay narrador, al menos no en el sentido tradicional, pues no se nos transmite la narración desde una perspectiva textual sino visual; el narrador sería el equivalente de un camarógrafo. No obstante, reflexionando sobre ello, sí se nos muestran y ocultan hechos selectivamente para aumentar el efecto dramático de la acción.

Esto se refleja en la estructuración de la obra, que frecuentemente sigue siguiente esquema: En un principio se nos presentan algunos hechos y luego, antes de concluir el arco que proceda se nos revelan los demás acontecimientos junto con el plan que los explica. Esto aumenta drásticamente la sensación de genio del mal o de investigador genial.


Respecto del formato, las viñetas se leen de derecha a izquierda, al igual que las páginas, y el texto de las viñetas de izquierda a derecha. Según el nivel de cinismo, esto podría ser para ofrecer una experiencia auténtica o porque a la editorial le resulta incómodo recolocar las viñetas y prefiere pasar la molestia al lector.

En cuanto al contenido, en un principio resulta inverosímil el dominio que Light establece sobre sus acólitos; en ocasiones les utiliza casi como apéndices. No obstante, a medida que se desarrolla la trama nos percatándonos gradualmente de la egolatría, narcisismo y arrogancia de este personaje, y de un cierto carácter psicopático, lo cual plausibiliza el control que establece sobre sus víctimas. En relación con esta arrogancia, destaca la falta de planes de contingencia por parte de L y de Light.

Por último, resulta novedosa la actitud del personaje principal y en cierta medida también del narrador, ante los asesinatos. Light y sus acómplices los cometen como quien no quiere la cosa. Lo cual resulta un alivio pues al igual que con Dexter esta falta de sentimentalismo me ayuda a empatizar con el personaje.

4 comentarios:

  1. Muy buena entrada, yo aun no leo el manga pero el anime lo devore en un fin de semana. Me gustó muchísimo así que no dudo que disfrute el manga de igual manera. También coincido contigo respecto a la actitud del protagonista frente a los asesinatos, esa actitud relajada que muestra puede parecer fria pero ayuda mucho a crear el personaje que es.
    Gracias por el post, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Soy super fan de este manga!

    Besotes

    ResponderEliminar