Emilia Pardo Bazán, maga del humor.

En una relectura cuidadosa de Los Pazos de Ulloa, antes de mi presentación, he encontrado esta pequeña joyita de chiste. No sé si fue adrede, pero me ha alegrado el día.
"El cazador alto se volvió hacia los demás, con familiaridad y dominio.
-¡Qué casualidad! -exclamó-. Aquí tenemos al forastero... Tú, Primitivo... Pues te cayó la lotería: mañana pensaba yo enviarte a Cebre a buscar al señor... Y usted, señor abad de Ulloa... ¡ya tiene usted aquí quien le ayude a arreglar la parroquia!
Como el jinete permanecía indeciso, el cazador añadió:
-¿Supongo que es usted el recomendado de mi tío, el señor de la Lage?"

En un principio, dudé de la consistencia histórica, pero Wikipedia afirma que:
En 1812, cuando nació la modalidad de Lotería en la que los boletos tenían un número impreso, el germen de la actual Lotería Nacional de España, a esa nueva lotería se la llamó "Lotería Moderna", mientras que la Lotería por Números adquirió el nombre de Lotería Primitiva. El sorteo de Lotería Primitiva continuó celebrándose hasta que el Gobierno lo suprimió en el año 1862.
Y Emilia Pardo Bazán vivió de 1851 a 1921, y publicó los Pazos en 1886, por lo cual, el juego de palabras, aunque poco probable, es posible (pero, ¿qué juego de palabras es probable?). Y si lo es, tal vez esta cuestión pulpitante se haya mantenido oculto durante siglos, hasta que yo lo he detectado.

Debido a lo anterior, podemos concluir que la perspectiva del actor del conocimiento es esencial en la búsqueda del conocimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada