Las hormigas


Título:Las hormigas (Les fourmis)
Autor: Bernard Werber
Nueva palabra: mirmeleónido

Este es un libro cuyos protagonistas son hormigas y cuyos personajes secundarios son humanos; hay dos líneas argumentales, y la más interesante es la de las hormigas. Una vez que se nos ha mostrado el funcionamiento de un hormiguero, presenciamos una guerra entre distintas razas de hormigas, y, cómo un nuevo hormiguero es creado. Simultáneamente, una familia, y, más tarde un departamento de policía, intentan descifrar el misterio de un sótano que no devuelve a las personas que entran en él.

Al utilizar unos personajes tan poco conocidos, y, en un principio, tan aburridos; las hormigas, y conseguir crear con ellos una historia atrapante, la novela sorprende. De pronto, te encuentras con que el destino de unas hormigas pequeñajas te importa y te emociona.

Leí hace un tiempo que, según los criterios de libro de texto, una hormiga no puede ser considerada un ser vivo, pues, por ejemplo, una obrera no es capaz de reproducirse. El artículo proponía considerar al hormiguero como la unidad de vida, pues las relaciones con el exterior no ocurren a nivel de individuo, si no a nivel de colectivo.

Así, es curioso observar como el autor balanza la individualidad de los protagonistas y la homogeneidad del hormiguero en su conjunto. Consigue esto dividiendo al hormiguero en individuos diferentes unidos por el deseo de que el hormiguero progrese, pero que tienen distintas opiniones acerca de cómo conseguirlo, distintos valores morales, y distintas ideologías. Es una solución que funciona.

A mediados de la novela, hay una discusión entre dos científicos acerca de si los humanos podrían aprender algo acerca del sistema de organización “política” de las hormigas. Uno defiende que no pueden, que son demasiado diferentes, y otro que aun así pueden aprender los unos de los otros.

Esa discusión me recordó a un pequeño relato de Arthur C.Clarke, que tenía como protagonistas a termitas, en vez de hormigas. Pertenece a la colección de Cuentos de la Taberna del Ciervo Blanco, y aprovecho para recomendarlo.

A mediados de la novela, una de las abejas reinas dice algo parecido a:"El hormiguero se desarrolla más cuanto más difíciles son los retos contra los que se enfrenta". Tal vez esto también sea verdad en los humanos. Aunque las hormigas esclavizan rutinariamente a otras razas para resolver algunos de sus problemas.

Termino con una pequeña adivinanza; ¿cómo se crean seis triángulos equiláteros con 4 cerillas?

2 comentarios:

  1. La leí hace unos años y me encantó. No me importaría volver a leerla.
    Lo de la adivinanza, ni idea :)

    ResponderEliminar
  2. Pues no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar