Un Gusano Sano

El gusano sano
 
 
Era un gusano
muy sano
-nunca tosía-
Era un gusano
muy sano
-sólo tejía-.
Sano y enano
el gusanito era
-sólo comía
hojas de morera-
El gusanito
no quería ser lo que era,
lloraba y lloraba
lágrimas de seda.
 
Se escondió en su capullo
para que nadie lo viera
-llorar-.
El gusanito
no quería ser gusano,
quería ser otra cosa.
 
Su deseo fue realizado,
se convirtió en mariposa.
 
-¡Seré mariposa blanca
porque al revolotear
quiero ser y parecer
palomita de la paz!
 
(Cuando se desea mucho una cosa,
se consigue la cosa, hermosa.)
 
 
Gloria Fuertes

2 comentarios:

  1. Qué bonito. Me encanta Gloria Fuertes.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que poema tan bonito has elegido Nuño.!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar